Seleccionar página

Bienvenido/a a “Combate” En esta presentación, quiero comentaros de qué va a tratar y, lo que es más importante, de que voy a intentar que no trate este blog. Así que la primera pregunta podría ser porqué elegí este nombre para titular la colección de textos que ahora inicio.

He aquí la respuesta (Voilà, que dirían los franceses): “Combate” es un homenaje a “Combat” y a uno de mis autores favoritos, Albert Camus. Fue un periódico francés creado en diciembre de 1941, en la clandestinidad, con Henri Frenay y luego Pascal Pia, quien llamó y contrató a su amigo Albert Camus, en 1943. Camus participó activamente en el diario, al principio en la Resistencia contra el ocupante alemán. El genial escritor francés era también un profundo y visceral periodista, cuya obligación no solamente era narrar el presente histórico sino también y sobre todo juzgarlo, dar su opinión a través de un testimonio constante. Camus siempre ejerció esta profesión con pasión, mientras estaba desarrollando su propia obra de ficción, teatral o filosófica en el curso de su propia vida comprometida en la lucha.

¿Qué quiero decir con todo esto? Quiero expresar con estas líneas que siempre he creído en el artista comprometido con el tiempo y la sociedad que le ha tocado vivir y homenajeando a Albert Camus como un claro ejemplo de ello, este blog en el que quiero hablar sobre actualidad, política, literatura, viajes… y todo aquello que me apasiona, pretende sobre todo ser una cosa: Comprometido.

En esa línea va mi primera reflexión que se refiere a ciertos “medios de comunicación” que se denominan como tales, aunque se encuentran muy lejos de esa visión crítica del periodismo que tenía Camus. Son panfletos digitales o cadenas de radio localistas que, bajo la apariencia de un servicio a la comunidad, envenenan la conciencia de un pueblo y pueden llegar, lo estoy observando estos días, a caer en una total irresponsabilidad de consecuencias graves. No respetan las mínimas reglas del periodismo y, por supuesto, se contentan con una versión de los hechos que pretenden contar, la que les dé más fama o dinero, no lo sé. Como diría otro de mis autores favoritos, Antonio Machado: “De lo que llaman los hombres virtud, justicia y bondad, una mitad es envidia y la otra no es caridad”

Muy a menudo recuerdo una película magistral del gran Billy Wilder, “Primera plana”.  Me gustaría parecerme en muchas cosas a ese genio del cine, pero sobre todo en una virtud que siempre he admirado: la inteligencia unida al humor. A mí me resulta a menudo muy difícil encontrar el chiste en la podredumbre.

Por cierto, creo que tenía que haber hecho publicidad de un libro que escribí. Si eso en la próxima entrada…